Pinamar tiene dos momentos del año bien diferenciados, el verano y el invierno, cada uno con su encanto y su propia dinámica. El clima húmedo de transición permite disfrutar de inviernos suaves y veranos cálidos, con temperaturas y ecosistemas estacionales que definen un paisaje distinto pero igualmente encantador en cada momento.

Verano en Pinamar

Incluye la pre y postemporada, que suman unos cinco a seis meses.

Es la época en que el balneario imprime todo su esplendor como destino turístico y se posiciona en lo más alto del turismo nacional.

El sector turístico se pone a disposición para recibir una demanda cada vez más exigente y así, la ciudad se vuelca de lleno para satisfacer necesidades de un público que año a año invita a superarse.

En verano es posible disfrutar de unos 30º C al mediodía y un mar templado, dado que recibe la influencia de la corriente del Brasil. La ciudad amanece cerca de las cinco de la mañana y se puede disfrutar de la playa hasta el atardecer, luego de casi quince horas de luz.

Invierno en Pinamar

La llegada del invierno indica que es el momento de darse un respiro luego de la vertiginosidad del verano.

Es el tiempo de disfrutar las caminatas en la naturaleza y el encuentro con uno mismo

Sin embargo, cada vez más visitantes llegan durante este periodo, en las conocidas escapadas turísticas o minivacaciones.

Deportes

El polideportivo municipal cuenta con canchas de tenis, hockey, fútbol, pista de atletismo, gimnasio cubierto y escuelas deportivas para todas las edades totalmente gratuitas.

Hay clubes privados de rugby, hockey, equitación, piscinas cubiertas climatizadas semiolímpicas y fútbol, entre otros deportes.

Los gimnasios ofrecen la más moderna aparatología y en muchos casos están asistidos por profesionales en nutrición.

El paisaje de la ciudad se presenta como un escenario ideal para la práctica del running y de mountain bike.

Los gimnasios ofrecen la más moderna aparatología y en muchos casos están asistidos por profesionales en nutrición.

El paisaje de la ciudad se presenta como un escenario ideal para la práctica del running y de mountain bike.

El golf ocupa un lugar especial con links de alta competencia en Pinamar y Cariló. En medio de un barrio semi cerrado se ubican dos canchas de polo donde se realizan partidos con la presencia de los equipos más destacados del país.

Los deportes náuticos como surf, kitesurf, kayakismo y la pesca pueden practicarse durante todo el año.

Naturaleza

En la zona de los médanos, la dunas, en constante movimiento por el viento, son altas, no humidificadas y con una escasa vegetación que produce grandes diferencias estacionales entre el día y la noche, y potencia cualquier variación climática.

Los bosques de pinos en Pinamar y la diversidad de especies forestales de Cariló, como pinos piñoneros, liquidámbares, araucarias, cipreses, álamos, aromos, enebros o paraísos contribuyen a refrescar los días calurosos del verano.

Es conocida la riqueza de sus aguas en lo que a peces se refiere: corvinas, burriquetas, pejerreyes, cazones, lisas, bagres son algunas de las especies que habitan el mar. A veces hasta es posible observar la presencia de ballenas, toninas y lobos de mar, como así también pingüinos en escala de sus viajes migratorios.

Cultura

Las expresiones culturales y artísticas se presentan con un gran abanico de propuestas.

Gracias al Parque Escultórico de Pinamar diversas esculturas de los artistas más relevantes del Arte Contemporáneo Argentino, se encuentran ubicadas en diferentes espacios de la ciudad, sin necesidad de acudir a un museo” https://www.respirapinamar.com.ar/arte

Las casas de artistas locales brindan la posibilidad de adentrarse en su quehacer cotidiano, compartir con ellos y sus expresiones.

El Teatro Municipal de la Torre ofrece, durante temporada alta, una cartelera de lo más variada.

La Casa de la Cultura brinda un espacio gratuito para aprender todo tipo de talleres.

Menu